The Blind side - Un sueño posible - análisis de la película

Creer que un sueño es posible es creer en nosotros mismos, es darle quizá un voto de fe a alguien, es hacer mas de lo esperado y creer que vale mas que la pena intentarlo.



Está película nos muestra varios contrastes del modo en que actuamos, nos hace ver como muchos de nuestros actos pueden tocar muchas vidas, como en realidad otros cambian nuestra propia perspectiva de las cosas. Alguien decía que la vida no es solo blanco y negro, en cambio hay una gama de colores en medio... y es una bonita analogía que no sé si se aplique para todos los aspectos, quizá no es del todo cierta, quizá describe bien la vida... ¿cómo saberlo? por la vida a veces nos conducimos sin saber, mas bien solo haciendo. El blanco y el negro son opuestos, lados a los que le figuramos la dualidad de las obras buenas y las obras malas.


Pero yo creo que esta película deja de enseñanza que hay un solo contraste que es el mejor, y que las obras buenas sin esperar nada a cambio definen la persona que somos y en mayor medida todo lo que se puede hacer por alguien. La palabra mágica podría ser Generosidad.

Bueno basta de tanta filosofía y drama. The Blind side o Un sueño posible es una cinta dirigida por John Lee Hancock en el 2009, donde participa la muy conocida Sandra Bullock, y que esta basada en un libro con el mismo nombre escrito por Michael Lewis, que a su vez esta basado en la juventud del jugador de fútbol americano Michael Oher... y el resto es historia.

Charlemos solo de la película.

 La historia aunque conmovedora, es agradable y graciosa, los personajes son frescos y se toman el trabajo de mostrar la sensibilidad de cada uno. Ahora que el papel de Sandra Bullock como la Señora Tuohy la condujo directo al óscar en el 2010, creo que es bastante merecido. Nos muestran a una mujer fuerte que se sale con la suya, que es columna de su familia, y por supuesto un buen corazón que esconde una gran sensibilidad. 
Así la familia Tuohy termina adoptando a un chico que muchos veían como el problema de otro... ¿quién? cualquier otro que no fueran ellos mismos... y ahora nos preguntamos ¿es una historia ajena a nuestra sociedad? apuesto toda mi fortuna a que no lo es.
Entonces si tuviéramos una consciencia social e incluso un mínimo de valor por las otras personas supongo que el flujo de la vida sería diferente, pero como no siempre nos topamos con el mejor prójimo o el más generoso, yo creo que cada uno debería procurar serlo. En la vida podemos ser causantes, observadores o quienes den la solución y hagan algo más.

Comentarios

Entradas populares de este blog