Coco 2017, pelicula, reseña, opinion, de como la musica, la familia y el amor, al final dan sentido a la existencia; lo útimo de Disney y Pixar

Coco 2017, pelicula, reseña, opinión, de como la música, la familia y el amor, al final dan sentido a la existencia; lo último de Disney y Pixar.
Este breve ensayo esta dedicado a A. , quien me incitó a ver la película y sabía de antemano que me iba a conmover hasta los cimientos con la historia. Gracias.
Repetir hasta la saciedad el argumento como hacen otros portales, no viene a cuento.Quiero relatar el cúmulo de sensaciones, de ideas, de percepciones y sueños que esta narrativa visual propuso a mi cerebro.
Coco, el diminutivo de Socorro, la bisabuela de Miguel, es una anciana mujer con demencia senil que evoca el nombre de su padre con alguna regularidad. La matriarca Imelda, su madre, vivía con un músico, el padre de Coco, que partió a buscar la fama y jamás regresó. Es por esa experiencia traumática que la música se prohibe en su familia por generaciones.
Como suele suceder hay un gran mal entendido de por medio que solo el tiempo, las circunstancias y la misma fortuna se encargarán de descifrar.
No podemos ser ajenos a dos variables grandes que enmarcan el clímax y el desenvolvimiento del relato: por un lado las rancheras, con su dejo de nostalgia, de dolor, de amores perdidos, de grandes búsquedas emocionales para pedir perdón o para llorar las pérdidas si viniera al caso; por otro lado, la fiesta de muertos, con sus vetas prehispánicas, aderezos católicos y otras tradiciones mezcladas.
Nuestros antepasados condicionan de alguna forma la vida presente nuestra y es ese día en que de alguna forma simbólica nos reencontramos con ellos. Uno puede o no compartir esta forma de abordar las cosas. Lo que sí resulta trascendente es el  respeto por los fallecidos, la eventualidad de no querer perderlos e inventarnos un mundo paralelo al nuestro, para ellos.
El que Imelda se dedicara a la zapatería pudiera tener un par de connotaciones que creo a pocos se les ha ocurrido hasta ahora. Por un lado puede querer mostrar lo normal que resulta un oficio popular, común, sin mayores aspavientos económicos pero por otro puede aludir a la protección de los pies, sin los cuales cualquier recorrido, trazado o meta, pierde sentido.
Resuena en mi cabeza aquellos versos de Machado: caminante no hay camino se hace camino al andar; al andar se hace camino y al volver la vista atrás, se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar.Todo el filme es un viaje, una gran caminata, una gigantesca peregrinación para componer la historia rota de estos personajes algo disfuncionales, como muchos de nosotros.
Y como era costumbre para los aborígenes mexicanos antes de los españoles, se requería la guía de un perro y no cualquier can, debía ser de una raza específica, Xolo, sin pelo, no solo como compañía sino como guardián del recorrido. Ahí entra en escena Dante.
Así en caliente, asocié el nombre con el escritor de la edad media, Alighieri, que escribió la divina comedia y narra el descenso a los infiernos de un personaje, con todas las peripecias que esto trae consigo. Puedo estar equivocado, no lo sé.
Como lo mencioné en Baby Driver, la música tiene ascendiente sobre muchos, carga de significados y metáforas la vida misma, es un catalizador de promesas, obsesiones y luchas.
Que nos olviden, ese es el temor, contra eso luchamos a diario, por marcar una impronta, porque alguien nos recuerde así solo sea un poco.

Este tipo de caracterizaciones, me transportaron a mi propia infancia, en el pueblo, con casas y vecindarios humildes, a la precariedad y a las emociones de las cosas simples y sencillas. Como Miguel muchos tuvimos sueños, algunos luchamos por ellos, otros tal vez nos rendimos en el camino o nos atrapó la rutina del sistema y nos conformamos con lo que nos dejaron.
Negrete, Vargas, Frida, Cantinflas... un grupo de influencias que alimentaron la juventud de mi propio padre  y que conocí y que me ayudan a entender muchas de las reacciones que pudiera o no tener en el presente.
Elena se parece mucho a mi propia abuela, de una forma desmedida, que si alguien me lo hubiera propuesto antes de apreciar el filme, no me lo hubiera podido creer.
En fin, estos devaneos se pueden resumir en que vale la pena verla, sollozar un poco y salir reconfortado con mucha moral en este recorrido que nos hemos trazado. Nos seguimos viendo por ahí, en los recovecos del cine.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Película El valor de una promesa, análisis, argumentos, y varias cosas que decir

El perfume, historia de un asesino, película, análisis, resumen, sinopsis, ensayo