La vida secreta de Walter Mitty, The Secret Life of Walter Mitty, análisis

"Ver mundo, afrontar peligros, traspasar muros, acercarse a los demás, encontrarse y sentir.
Ese es el propósito de la VIDA"

Aquí es cuando se ratifica el poder que tienen las películas, en realidad hay varias influencias que nos movilizan, la música, el cine, la literatura, todo ese tipo de lenguaje que nos hace sentir algo, esas son las cosas que inspiran.

Pero empecemos con el rollo de apertura.

The Secret Life of Walter Mitty, La vida secreta de Walter Mitty o La Increíble vida de Walter Mitty, estrenada en el 2013 es un remake del largometraje de The Secret Life of Walter Mitty del año 1947, que a su vez es basada en el libro del autor James Thurber, La vida secreta de Walter Mitty. (Este párrafo se me fue en el título).

Por un lado tenemos: frustraciones, miedos, la vida de color gris, y por el otro, motivación, inspiración, aventura, la vida en colores. Esa es la transición de Walter Mitty a lo largo del film. Este es un personaje que tuvo que despertarse duramente a una vida donde lo único que le quedaban eran sus fantasías en las cuales podría ser el protagonista de grandes aventuras, donde era dueño de una vida llena de riesgos. Es fácil identificarse, quien en su vida no ha imaginado que tiene una vida más allá de los convencionalismos o en aquella repetición de los días, quién no fantasea al menos una vez en sus ratos libres teniendo episodios en su vida que no están muy cerca de ser su realidad. Bueno es el síndrome Walter Mitty.

Luego de la muerte de su padre, a los 17 años Walter consiguió trabajo para sostener a su hermana y a su mamá.
"Él falleció un martes, yo tenia 17 y no teníamos ahorros, así que me corté el cabello un jueves y trabajo desde ese mismo día".
Y desde allí inicia la historia de alguien que dejó atrás la idea de quien quería ser. Sin embargo hay buenas noticias, en el transcurso de la historia vemos a Walter afrontando retos, sacudiendo un poco su infelicidad, dejando atrás las fantasías para empezar a vivirlas.

La trama es agradable porque tiene: el romance, para incentivar a Walter a creer en cosas más grandes y encontrar alguien quien lo pueda motivar siempre que sea necesario. Un objetivo, para movilizar al personaje, una situación donde tenga que retarse un poco, creer en sí mismo y buscar lo que siempre quiso ser. Aunque es mi deber aclarar que nadie tiene un cambio en su vida tan de repente, menos el personaje de la película, primero tuvo que llegar a sus 41 años para darse cuenta que merecía lo que quería y que en realidad estaba en un cubo, y luego de temer antes de cualquier nueva experiencia sentir aquella obligación de superar sus propias expectativas.

La película es bella porque tiene: una banda sonora increíble, las musica le da el color de la vida a las escenas que invitan a ponerse en pie y salir a correr por todos esos sueños que seguimos aplazando. Los más impactantes paisajes, las fotografías son excelentes, uno solo quiere hacer maletas y salir al mundo, el mensaje se transmite satisfactoriamente con toda la estética audiovisual, y yo casi nunca utilizo la palabra "bella".


No quise detenerme a hacer un resumen muy básico e insulso de la película, porque no lo merece, quería compartir en cambio las impresiones que terminaron por entusiasmarme. A eso se le suma que no tuve las agallas para centrarme en las flaquezas, si claro, es fácil salir a viajar por el mundo con una pinche tarjeta de credito con buen cupo, pero no creo que prime más que el mensaje realmente... las aventuras esperan por todos, solo que los aventureros tienen miedo, son indecisos, quizá están muy ocupados pero la vida siempre tiene algo grandioso.

Sountrack The Secret Life of Walter Mitty Así es como suenan las aventuras, (o el inicio de ellas).

Otras películas cool según yo: Baby DriverOrgullo y PrejuicioMe, Earl and the Dying girl 

Comentarios

Entradas populares de este blog