Película El valor de una promesa, análisis, argumentos, y varias cosas que decir

Hay historias que conmueven profundamente, hay episodios inesperados en la vida que pueden estar cargados de dolor, desbordados de sufrimiento, nadie puede prevenirse lo suficiente de las penas, un buen día solo nos vemos transitando por una senda que termina por encerrarnos, pero qué pasa cuando tienes 12 años o menos y vas por ese camino sintiéndote solo y olvidado. Bien, creo que a pesar de la comparación siempre somos demasiado jóvenes para sufrir.

La anterior fue solo una introducción que nace de distintas reflexiones, porque no soy una persona práctica más bien me gustan los textos más o menos largos. Bienvenidos a esta reseña compañeros de viaje.
“El valor de una promesa” "After the Promise" es una película de 1987 ambientada en los años 30, donde tiene lugar la Gran depresión. Siendo este el contexto, la película inicia con una canción algo trágica para las escenas que se desarrollan: un padre juega con sus hijos en un parque, este es un momento que tiene lugar en los mejores recuerdos de un niño, es la escena perfecta para referenciar la paternidad y el amor. Ya luego cuando el padre y los 4 hijos se acercan a la madre es más sencillo interpretar la tristeza que evoca. En especial aquella canción sigue acompañando cada una de las escenas de este film donde fue desconsoladora la historia.
Florence Jackson, esposa de Elmer Jackson padece una grave enfermedad que la lleva a la muerte. Elmer, una noche lluviosa, lleva a su esposa en brazos hasta el auto, luego se dirigen hasta el hospital, horas más tarde el médico está frente a él diciéndole “su esposa está muerta” con el tono de voz más normal con que puede decirle a alguien mas “le queda poco tiempo de vida”. Si, es un doctor, seguramente tiene que decir eso mucho, pero antes de ser doctor es una persona, quizá es un padre y probablemente un esposo.
Ahora comienza el verdadero conflicto de Elmer Jackson contra los entes del Estado, cuando estos le quitan la custodia de sus hijos y se los llevan para un lugar adoptivo, claro esto en un inicio. La edad de los chicos varía alrededor de los 12 años hasta los 3 años.
Antes de culpar al Estado, la burocracia y todo ese carcoma político/social hay que conocer varias cosas que no le ayudaron mucho a la familia Jackson.   
La enfermedad que padecía Florence era Peritonitis, el doctor le mencionó a Elmer que esto debió haberse tratado desde hacía semanas. En la escena inicial del parque, Elmer le dice que tiene que ver a un doctor, ella responde que el Señor la va a sanar pero debe tener fe. Hay varias clases de fanatismo, lo sé.
No estoy muy segura de la religión a la que ella pertenecía, (ya que podemos percibir que Elmer no la comparte pero la respeta). Luego mencionan que no existe ningún acta de nacimiento ya que los niños nacieron en su casa. Elmer no tiene a su favor ni una sola cosa que ante los ojos del Estado o la sociedad puedan asegurar que los niños tendrán una buena crianza, sin embargo la nulidad del Estado demuestra que debió haber dejado que esos niños se criaran en medio de aquella pobreza pero al lado de su padre.
Y el valor agregado de todo el mal panorama es que Elmer es carpintero, no ha podido ni pagar el funeral de su esposa, lo que lo lleva a acudir a una trabajadora social que se lleva el título a la negligencia, y la siguen muy de cerca los policías, doctores, jueces, y cada burócrata de traje y corbata que no podrían ser más incompetentes.   
¿A quien no culpar? la situación de Elmer no es la mejor, obviamente los procesos no tuvieron un buen manejo, ahí es donde está uno de los grandes problemas, él no es un hombre con mucha educación, así que después de varios sucesos que jugó la suerte en su contra le quitan la custodia de Richard, Wayne, Ellis y Raymond.
Así son llevados hasta un hogar para niños retrasados, más adelante son separados. Raymond, quien es el menor es el primero en ser separado, luego conocemos que había estado en varios hogares adoptivos. El mayor, Richard, es ingresado a un hospital psiquiátrico donde lo toman por retrasado mental, en el antiguo hogar fue castigado a golpes en sus piernas por tratar de huir con sus dos hermanos, desde allí no vuelve a caminar igual. Wayne, quien le sigue al mayor y Ellis son los últimos en ser separados, Ellis es el único que se queda en el hogar para niños retrasados.     
En medio de aquella desesperanza Elmer conoce a Anna, una mujer de la que se enamora y de la que nos enamoramos todos, porque es quien motiva a Elmer, quien se queda a su lado sabiendo que tiene 4 hijos que recuperar, alguien quien había perdido a sus padres desde muy joven y por lo que había cuidado de sus dos hermanos menores. Esta mujer es esa ayuda idónea para Elmer. Es bueno mencionar, como no, que en el transcurso queda embarazada y le da a Elmer su primer hija, Melissa.   
Miedo es la sensación que tiene lugar justo antes de lograr algo, algo grande. Y Elmer lo consigue, junto a Anna logran recuperar a Raymond, Wayne y Ellis, más tarde a Richard, quien fue ayudado por un doctor que debe tener un lugar en el cielo (por eso puse el nombre, si), con todo y aquel miedo de ambos.
Abriendo un paréntesis aquí, me gustaría mencionar aquella escena mientras van en el auto Anna, Melissa y Elmer a recoger a los chicos. Lo que sigue es algo lamentable, allí podemos apreciar más en conjunto el estado en que Elmer recupera a sus hijos.
Continuando, ahora deben construir una familia a pesar de las cicatrices, del profundo dolor, rencor, traumas. En efecto cada niño se encuentra inestable, inseguro, temeroso, y como no, fueron varios años de maltrato fisico y psicologico lejos de su familia. Mientras que Anna le dice a Elmer, que con amor es que lo conseguirán. Quizá lo consigan, la película termina con un abrazo que me conmovió hasta a mi.

Varias cosas que decir


El Estado es una figura de protección para cada ciudadano, en esta película vemos como muy pocos escuchan y reina la incompetencia. También cuando vean la película entenderán porque odio a una maldita niñera que en un momento debía representar alguna ayuda para Elmer. Es triste pensar que no estamos muy alejados de la realidad y que en este país abundan los Richard, Wayne, Ellis y Raymond, miento, en este mundo.

“Parece que los niños sin madre son huérfanos porque los padres no importamos” (parafraseando) fue la conclusión de Elmer. Hay padres que deben serlo todo para sus hijos, y Elmer encarna aquella fuerza paternal, sin embargo hay que reconocer el papel que tendrá Anna para aquellos niños, porque será ella quien también les devuelva un poco de ese amor que les arrebataron. Bien, creo que me extendí un poco, pero es que el sentimiento lo amerita. Aunque lo último que mencionaré es que no me agrada el titulo para esta película, no creo que sea la esencia, si, prima muchísimo, pero hay que destacar otras cosas. Elmer le había prometido a Florence en la tumba que iba a recuperar a los chicos y que serían una familia, Anna le recuerda esa promesa y lo anima. “El valor de una promesa” no tiene que ser el impulso de un padre, es el mismo amor de padre el impulso, Elmer lucha porque ama a sus hijos, no sé si antes de ser esposo es padre. En fin, qué gran película.  

Comentarios

Entradas populares de este blog