La lista de Schindler 1993, análisis, película, resumen, argumento, crítica, comentario

La lista de Schindler 1993, análisis, película, resumen, argumento, crítica, comentario, estudio, ensayo, impresiones, conclusión, director, historia real, escena final, guion, información, Isaac Stern, Thomas Keneally.
La lista de Schindler 1993-estudio-ensayo-crítica-resumen-argumento-Introducción; fue una película de Steven Spielberg que ví como unas 3 veces en su momento y ahora he vuelto a ver por lo menos una vez al año. Ese asunto de la segunda guerra mundial, Hitler y el Holocausto Nazi me ha traído de bruces, doy vueltas entre mis lecturas y regreso a estas temáticas. Intentaré entender la lista de Schindler y compartir con ustedes mis apuntes.
Un día caluroso de octubre de 1980, el novelista australiano Thomas Keneally visita una marroquinería en Beverly Hills en procura de una maleta nueva. El propietario de la misma, Leopoldo Page (nombre real Poldek Pfefferberg marzo 20 1913-9 de marzo 2001)*, un sobreviviente del holocausto, cuenta a Keneally la historia de Oscar Schindler (1908-1974), de cómo en su fábrica ubicada en Cracovia hizo lo que tuvo que hacer para salvar la vida de 1098 judíos polacos (801 hombres y 297 mujeres), si bien total la lista de los judíos beneficiados ascendió a 1.200.

Poldek Pfefferberg le compartió su archivo personal con recuerdos de esos tiempos y intentó por todos los medios convencer a Keneally escribir un libro sobre la epopeya de Schindler (ya lo había intentado en vano con otros escritores que no habían valorado el relato).Intrigado por esta narración, Keneally se dio a la tarea de investigar (asistido por Poldek Pfefferberg, quien no solo sugería sino que llegó incluso a acompañarlo hasta Cracovia, Polonia y a los sitios relacionados, para darle vida a su obra) y escribir su novela el arca de Schindler (Londres: Hodder & Stoughton, 1982), un texto de 380 páginas(en inglés esto es cierto, en castellano tendrá más de 400 páginas) dedicado a Pfefferberg “quien con su celo y persistencia hizo posible este libro”.

El arca de Schindler fue una excelente ficción histórica, tanto así que ganó el premio  Booker de ese año de 1982 a la mejor novela británica. El productor de cine Sid Sheinberg adquiere los derechos para hacer una película sobre la novela de Kenally, pero solo una década después, Steven Spielberg hace una bella película a partir del libro del australiano que tituló, la lista de Schindler. La biografía de Schindler la haremos detalladamente en otro artículo posterior, por ahora me ceñiré a la película titulada la Lista de Schindler, de la cual conté hasta este instante, su génesis, sus antecedentes por así decirlo. En la película se verá, lo mismo que en la novela, no a un ser humano idealizado sino al contrario, un ser humano en su justa dimensión, a un Oscar Schindler con defectos y virtudes, tal vez eso me hizo gustar y degustar de mejor forma el filme.


Este señor con tal de salvar a “sus judíos”, decide comprárselos a un coronel de la SS (Ralph Fiennes), para establecer una factoría de armamentos que adrede, elabora defectuosos proyectiles de artillería. La lista de Schindler es elaborada entre Oskar Schindler (Liam Neeson) y su mano derecha, el contador Itzhak Stern (Ben Kingsley) (¿quiere ver los originales? Ver Schindler list). Más allá de todas las escenas y realismo, la imagen que más me conmueve es el final, cuando 128 de aquellos judíos de Schindler y los actores que los encarnan, desfilan por el cementerio católico en el Monte de Sion en Jerusalén, frente a la tumba de su salvador, siguiendo una antigua tradición, poniendo piedras conmemorativas, de gratitud, sobre la lápida. Lloré, lloré mucho y aún cada vez que veo esta escena lo hago. Porque eso de hacer de nuestras vidas algo digno y memorable más allá de la muerte, ha marcado mi existencia (y ya lo había mencionado en Salvar al soldado Ryan).

La película dura como 3 horas y media (la filmación duró casi 71 días; se rodó como un documental neoclásico, de ahí el uso del blanco y negro; 40% de la película fue hecha con cámaras de mano y el presupuesto fue muy modesto, 25 millones de dólares tan solo), correspondiendo en fuerza y sobriedad con el guión, que fue hermosamente filmado por Janusz Kamisnki. 

Más allá de los 7 óscares de la academia, fue una gran película, por su contenido humano, por la gesta del tipo, etc. Grupos fundamentalistas cristianos denunció la película por considerar que tenía violencia gráfica, desnudos y groserías. Afortunadamente el cine está por encima de todas estas canalladas. Tanto la novela como la película si bien se basan en hechos reales, son el última ficción, un medio de masificar y de contar buenas historias (esto lo digo por los críticos que mencionan inexactitudes en el filme).
* Siendo un tanto agradecidos por ser el gestor de la historia, diré que Leopold Poldek Pfefferberg fue un norteamericano de origen polaco nacido en el seno de una familia judía en Cracovia, con estudios en filosofía y educación física. Conoció a Oscar Schindler por conducto de su madre que fue quien le decoró el apartamento; posteriormente el Sr Poldek Pfefferberg ingresaría a la fábrica de esmaltados (ollas) de Schindler. Poldek Pfefferberg describiría la fábrica de Shindler como la moderna Arca de Noé (de ahí el nombre de la novela). Luego de emigrar a Estados Unidos intentó por todos los medios que escritores (en 1963 con MGM, por ejemplo, que la rechazó) y cineastas se interesaran por la gesta de don Oscar (“Schindler me salvó la vida y ahora voy a darle inmortalidad”) pero a ninguno le importaba, hasta cuando dio con Keneally. Aún Spielberg le daría las gracias en la entrega de los premios Oscar a Poldek Pfefferberg por el ser el responsable de haber universalizado la historia de Schindler. Fallecería a los 87 años en Beverly Hills.

Comentarios

Entradas populares de este blog