El Imperio del sol (1987), estudio, ensayo, crítica, resumen, sinopsis, frases

El Imperio del sol (1987), estudio, ensayo, crítica, resumen, sinopsis, frases; argumento, de que trata, cual es la historia.
Hablemos un poco de El Imperio del sol (1987), una de las primeras películas de Steven Spielberg que vi en la vida, justo cuando atravesaba una adolescencia problemática, cargada de lecturas, discos y sueños (aún ahora conservo algunas lecturas, muchos más discos y cada vez más desgastados  y reducidos sueños).

Después de más de 20 años dedicado a  escribir ciencia ficción con tinte apocalíptico, J. G. Ballard se apartó bruscamente de su línea de escritura con su novela El Imperio del Sol (Londres, Victor Gollancz, 1984), un autobiografía novelada de su niñez durante la segunda guerra mundial. Jim (James Graham) es un niño precoz, absorto en sí mismo, de 11 años e hijo de aristócratas británicos que viven lujosamente en Shangai, en un enclave rodeado de cerca de 30.000 británicos y norteamericanos. Pero en diciembre de 1941 el mundo de Jim se pone patas arriba. 
En movimientos fríamente calculados y coordinados, los japoneses habían atacado Pearl Harbor y ocupado Shangai. Durante el caos que siguió a esto es que Jim se separa involuntariamente de sus padres y se ve obligado a valerse por sí mismo. durante cuatro meses sobrevive con restos de comida que quedaba en la mansiones vecinas. 
Luego de ese tiempo Jim se encuentra con Frank y Basie, dos astutos comerciantes y pillos que viven en un barco, quienes serán sus guías en el arte de la supervivencia en condiciones extremas. Van a tratar de saquear lo que queda de las mansiones del sector donde vivía James pero los japoneses les hacen prisioneros y les llevan a un campo de concentración japonés cerca de campo militar de aviación en Hungjao, en las afueras de Shangai. Durante 4 largos años permanece en este campo de concentración esperando que se acabe la guerra, debiendo madurar literalmente a los golpes (como nos ha tocado a muchos por distintas maneras, tiempos y espacios) y ante todo sobrevivir. Al final se reencuentra con sus padres y regresa a una vida relativamente normal, en un mundo impactado por el lanzamiento de la primera bomba atómica.

Para el cineasta Steven Spielberg la novela de Ballard resultó fascinante: poseía una estructura en episodios, cautivante; un marco histórico colorido, algo de surrealismo, mucho de realidad y un joven héroe buscando su camino. Decide adquirir los derechos para hacer una película sobre El imperio del Sol, la novela. Contrata a Tom Stoppard para que haga una adaptación de la misma y a Menno Meyjes para los respectivos ajustes. Para el protagónico elige a un actor joven de 12 años, galés, llamado Christian Bale; para el resto del elenco elige a John Malkovich como Basie, a Joe Pantoliano como Frank, a Miranda Richardson como la señora Victor, etc. 

Filmada en Shangai, el Imperio del sol (1987) se mantiene fiel al texto de Ballard, embellecida por los raptos poéticos de Spielberg, que por ejemplo, intenta minimizar los contrastes (notorios en la novela original) entre la pobreza de los chinos y la opulencia británica; ignora que en la novela James y sus compinches arrancan dientes de oro de los cadáveres flotantes en el río Yangtse, etc. Pese a no ser un gran éxito de taquilla, el Imperio del sol me gustó bastante desde la primera vez que la observé, tal vez por el parecido macabro de nuestras infancias, tal vez porque me sentí identificado con el protagonista que debe ante todo sobrevivir, para lo cual no depende sino de sí mismo, de su instinto y de una particular inteligencia; acaso por el desarraigo forzoso de un mundo idílico (mental y subjetivamente construido que distaba de la realidad cruda que con el tiempo descubrí, en realidad, era.) y ese luchar sin perder el norte, que seguramente era el fin del oprobio y el reencuentro con su gente. En todo caso, aún ahora miro El Imperio del sol y un par de lágrimas abrillantan mis mejillas (bueno, para quienes me conocen, saben que esto no es tan difícil con una historia bien contada).

Frases

  • Para sobrevivir a un mundo en guerra, debes encontrar una fuerza mayor que todos los acontecimientos que te rodean.
  • Aprendí una nueva palabra hoy: "bomba atómica". Es como una luz blanca en el cielo, como Dios tomando una fotografía.

Diálogos


Jim : Estaba soñando con Dios.
Mary Graham : ¿Qué dijo?
Jim : Nada. Estaba jugando tenis. Tal vez ahí es donde Dios está todo el tiempo y es por eso que no puedes verlo cuando estás despierto, ¿no crees?
Mary Graham : No lo sé. No sé acerca de Dios.
Jim : Tal vez es nuestro sueño ... y nosotros somos los suyos.


Comentarios

Entradas populares de este blog